7/03/2011

Escribiendo soledades

Escribo soledades profundas y tranquilas,
me des afano de las compañías ingratas,
porque no busco inocuas compañías,
placeres terrenales que creen desencantos.

Escribo soledades soberbias y sinceras,
pedazos de aislamientos para contemplaciones,
pues el grito es mas tranquilo cuando no ay quien lo calle,
y el silencio es mas austero cuando no hay quien lo perturbe.


D.C.

5/10/2011

A una flor

Flor que vuela
ocaso de rió
que fluye
a no se donde

Mis pies son 
tan pequeños
diminutos
a comparación 
de mis anhelos

A comparación
de tus andares
y tus andanzas

De tus viajes
siderales
en busca
de mundos nuevos

Flor que vuela
obsidiana
aquí en mi pecho
amada espina
naciste de mis cantos
o te engendraron 
mis sueños?
o soy yo el sueño
de la flor
que finge
no estar durmiendo.


D.C.

4/26/2011

Quizás quisiera

Quizás quisiera ya no
crispar mis puños,
no dar mas golpes 
al aire,
que llena tu vació.


Quizás quisiera
no ser yo mismo,
ser otro yo,
uno cualquiera
que no te extrañe.


Quizás quisiera
no haber dicho tanto,
comerme mis palabras
e ignorar las tuyas.


Pero quizás
(aunque yo no quisiera)
por ironía o destino
todo debía ser
tal como ha ocurrido.


D.C

3/11/2011

Vertigo




El mundo nos ha expulsado,
no nos necesita de momento,
dispara a la atmósfera
los cuerpos, mentes,
incluso los zapatos.

El acenso es rápido,
nos falta el oxigeno,
un minuto, dos...
la asfixia sobreviene,
la vista se nubla.

Cuando reaccionamos
nos rodea el vacío,
la frialdad de estrellas;
el sideral silencio.

Es tanta la ingravidez,
la soledad compartida,
para cuando acordamos
ya vamos en picada.

Siento el vértigo,
la angustia,
el miedo que provoca el cambio.
Hiriente, 
la atmósfera nos recibe,
dos cuerpos en descenso
convertidos en llamas.

Iluminamos el firmamento,
somos cometas incidentales.
mientras tu preguntas 
si valió la pena,
yo disfruto el momento.

Falta ya muy poco,
el suelo viene al encuentro.
Se que no llegaremos 
intactos al piso.

Ya no te veo a mi lado,
-siempre fuiste tan ansiosa-
te desintegras primero.

Mientras me esfumo
solo alcanzo a pensar:
el vértigo valió la pena
por volar un momento.

D.C.


3/09/2011

Fijación oral


Mi loca compulsión es tenerte entre mis labios,
Repetirte en silencio murmurando en las sombras,
Palabra dulce, maldita, emanación de mi locura.

Mi estúpido intento es que no mueras en olvido,
Que seas eterna e inmortal, inamovible y completa,
Palabra necia, hermosa, fluido de mis sueños.

Mi terca necesidad es tu presencia constante,
Revoloteando ostentosa por mi mente ambigua,
Palabra sublime, prohibida, materia de mi alma.

D.C.

2/20/2011

El Gato

Es su cuerpo,
su estado etéreo,
sus leves ronquidos,
pausados y constantes.

El calor que emana
disipa mis miedos,
mis torrenciales confusiones,
y las heridas que llevo.


Su androgina silueta
de salamandra,
fuego fatuo,
lo que me invita,
intimida y provoca.

Lo que me hace regresar,
después de vagar 
noches,
semanas,
ciclos lunares completos.



Me duermo en su pecho,
enredado,
 en su negra cabellera,
bosque de sueños,
cobija,
que me protege del mundo.

Le hablare en mi lengua,
con mi lengua,
y mi vibrante insinuación,
mi dialogo secreto.

La arrullare,
haciendo que sea mía,
mientras piensa que soy suyo,
pero se equivoca,
solo yo tengo el control.

Mire dentro
 de mis verdes ojos,
alucine,
dispóngase a ir a trabajar,
y sírvame un plato de leche.

D.C,

2/18/2011

Esta estúpida manera

Sonríe por favor,
crea una imagen "Polaroid"en mi memoria,
aunque ya solo yo sepa que es eso.

Date la vuelta,
déjame contemplarte,
inspira mis lujurias literarias,
y mis poemas dactilares.

No te enceles,
sabes de sobra que estoy loco,
y que amarte no me basta,
no es suficiente si no te plasmo
en una servilleta o en las nubes.

Deja que amanezca, que mas da,
se bien que permanecerás dormida
hasta bien entrada la tarde,
yo te despertare con un beso,
un par de palmaditas en la espalda,
y la mesa puesta para que comas.

Si quieres hacemos como que 
no ha pasado nada entre los dos,
y lo que esta en mi espalda 
son solo reglones color carmín.

Que son preparación para escribir,
uno, dos, tres poemas mas,
los que gustes, pues si me canso,
se bien que podrás inspirarme de nuevo.

Lee un libro de mitología griega,
a Platon o a Benedetti,
hazlo en voz alta para poder escucharte,
mientras me enredo entre tus alas.


Ayúdame a recrear el universo,
sembrar estrellas en tu jardín,
reinventar el almanaque;
la realidad y el tiempo.

Mitificame, mimetisame,
augura tormentas y tormentos,
mientras me culpas por mirarte,
de esta estúpida manera.


D.C.