11/26/2013

Tristeza de flor

Triste es mi flor sin tu palabra,
mi sombra se marchita ante tu ausencia,
¿a dónde se fue el sol de tu mirada?
¿la fresca lluvia de tu risa?.

Triste es mi flor sin tu palabra,
mi sangre se coagula sin tu aliento,
las letras se me enraízan en las manos,
los versos se me pudren en el pecho.

Triste es mi flor sin tu palabra,
las manos se me enfrían sin tu tacto,
los besos se me pudren sin tus labios,
sin saber si ese adiós fue para siempre.
D.C.

11/18/2013

Pinky Blues

Esta pequeña muerte
que te da mi tacto,
rompe tus presas
inunda tus secretos.

Esta pequeña muerte
con sabor a beso, 
rosado acercamiento
de labios no olvidados.

De beso y rose
sabor y tacto.

Esta pequeña muerte
que te doy a cambio,
mi azul en tus labios
te sienta perfecto.

Esta pequeña muerte
que no se concreta,
solo una calada
que nunca exhalamos.

D.C.

Foto tomada de la pagina http://www.flickr.com/photos/mechthild/ .Las fotos son tomadas de Internet, son solo usadas de manera ilustrativa y sin fines de lucro.

11/11/2013

Te regalo mis alas

A ti que me diste

vida nueva, nuevos sueños,
color a mi escala de grises
y aun en contra de lo esperado
 material a los dedos
para escribir estos versos.

Muchachita tierna
disfrazada de madre,
nocturna ama de casa,
diosa de oficina.

Amiga y maestra

 que me enseño tanto,
ver la belleza
más allá de la belleza,
la pasión en la paciencia,
hasta  amar en libertad.

Dejas un hueco
aquí en mi pecho,
un rió en mi almohada,
una sonrisa al recordar.
Tú que me hiciste
revalorar mis miedos,
comprobar mi resistencia
y volverme a levantar.

A ti 
si así lo quieres
 para uso propio
o compartido,
conmigo o sin mi,
por si algún día los jaguares
Se atreven a volar.

Te regalo mis alas.
D.C.

11/04/2013

Alevosía


Alevosía la que tienes al mirarme,

al desnudarme hasta dejar solos mis huesos,

ver cada punto, herida y vena,

carne que no posee ninguna amante,

mas que mi soledad continua.

Alevosía la que tienes al besarme,

al amarme,querer estar conmigo,

tu que tienes piel de espinas

para el tacto de mi alma.

Alevosía la que tienes

al tirarme contra el piso,

para escupirme mis errores,

estupideces y defectos.

Alevosía la que tienes

quedándote aquí en mi pecho,

negándote al desalojo

mas también a mis afanes.

Alevosía, simple y puta alevosía,

de silencio de años,

de fríos que me hielan,

de futuros que no llegan.

D.C.