10/27/2014

Tan dueña de ti



Vienes cuando todo falta,
tan dueña de ti
que a veces me da miedo.
Ventisca de febrero
que nubla mi mirada.

Entra la luz de tu sonrisa;
a millones de metros por segundo
 asaltas mi memoria.
Beso no negado
que regresa a mi,
verso escrito a destiempo.

Te metes en mis sueños
cuando estas alas-corazón
se sienten más rotas,
proyección de mi pecho
que aspira a tu memoria.

¿Vienes cuando todo falta
o solo te imagino?
estrella fantasma
perdida en el cielo,
tan dueña de ti
que a veces me da miedo.

D.C.




2 comentarios:

  1. Que bueno leerte Daniel, ver que no está pasado de moda ni pecado escribir a ellas, tan llenas de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi modo de verlo, como podría ser pecado hablar sobre ellas, si son parte indispensable de nuestra existencia. No tienes idea de que enorme gusto me saber que te das una vuelta por este cumulo de bits perdidos en el ciber espacio.

      Eliminar